MENU

Los Grobo en los Medios

05 Julio, 2018
”Argentina es un lugar fabuloso para invertir en la agricultura”
Gustavo Grobocopatel solía ser conocido como el "Rey Argentino de la Soja". El negocio de este agricultor nacido en Carlos Casares, un pequeño pueblo en el corazón de Las Pampas, tuvo un rápido e increíble crecimiento a mediados de los años 90 y durante la primera década del nuevo siglo. "Los Grobo", el nombre que popularizó la compañía, desarrolló un modelo de negocio basado en el alquiler de la tierra, la gestión de los cultivos, el suministro de insumos a los agricultores, y el almacenamiento y comercialización del grano (propio y de terceros). En sus años dorados, amplió su modelo de agronegocios a Brasil, compró harina de trigo en ambos países e invirtió en el negocio avícola.

Ahora, la mayoría de esos hitos son cosas del pasado. Actualmente, Grobocopatel solo posee el 25% de las acciones de Grupo Los Grobo, mientras que los principales accionistas son fondos de inversión, como Victoria Capital Partners. Explotación de explotaciones agrícolas circunscrita a Argentina; algunos almacenes se vendieron como lo hicieron con tres molinos de trigo y una fábrica de pasta. La entrada bruta ronda los $ 700 millones, pero la compañía continúa enfrentando un gran volumen de deuda que necesita reprogramar. Durante la entrevista con www.eFarmNewsAr.com, el Sr. Grobocopatel muestra una lógica clara y pragmática: "La producción de granos de Argentina alcanzará los 160 millones de toneladas, en breve. Este crecimiento implica una gran oportunidad para nosotros, porque nos enfocamos en brindar servicios a los agricultores ", afirman los entrevistados.

–¿Qué son Los Grobo, actualmente?
–Es una empresa que brinda gestión de riesgos a los agricultores. Antiguamente, cuando alquilamos las granjas, asumimos todo el riesgo. Ahora estamos compartiendo el riesgo con los agricultores a través de un esquema de porcentaje, donde proporcionamos gestión agronómica, insumos, trabajos por cuenta propia o por medio de contratistas, y mercadeo. De alguna manera, queremos reducir la exposición al riesgo de los agricultores.

–Siempre se ha dicho que Argentina es el agricultor más competitivo del mundo. ¿Compartes esta suposición?
–Perdimos parte de esta competitividad. Nosotros (los agricultores) vivimos de innovaciones y desarrollos de hace 20 años. No estamos generando las innovaciones para los próximos diez o veinte años. Nos distrajimos en las luchas domésticas y olvidamos preservar nuestras ventajas agrícolas. Necesitamos regresar a un cronograma de innovación.

–¿Qué es esta tecnología disruptiva?
–Hablo de robótica, inteligencia artificial, biotecnología, microorganismos, agricultura de precisión, etc. Estoy hablando de un robot que siembra y un robot que aprende sobre sus propias semillas. Estaba en California, Israel, el MIT, y podría decir que los inversores están prestando atención a esas innovaciones.

–¿Crees que los inversores extranjeros finalmente llegarán a la agricultura argentina?
–La agricultura local es admirada en todo el mundo. Pero es necesario que los indicadores macroeconómicos se estabilicen. La inflación, los déficits fiscales y comerciales o las turbulencias cambiarias, afectan a los inversores. Pero necesitamos inversiones locales y extranjeras en el sector agrícola.

–¿Dónde van a llegar las inversiones?
–En el procesamiento de materias primas, como lácteos, aves de corral o industrias de carne de vacuno. Por ejemplo, si Argentina logra un Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea, serán los europeos quienes invertirán en nuestras industrias de proteína animal. También China podría ser un gran inversor. De hecho, compraron Nidera a través de Cofco y expandieron la operación local hasta convertirse en el mayor exportador de granos. Además, estoy viendo cambios en el mapa de la industria láctea, ya que Arcor ingresó en la operación La Serenisima y Adecoagro podría ejecutar la operación SanCor.

–¿Es la tierra en Argentina un activo atractivo para la inversión?
–Realmente, no soy un tipo al que le guste comprar tierras. No me gusta inmovilizar el capital. Prefiero el flujo del dinero. Pero, respondiendo a su pregunta, el precio de la tierra está en relación con el flujo de efectivo que genera. Además, la tierra es un refugio para la capital. Algunas personas tienen este punto de vista.

–Pero, ¿y los precios de la tierra en Argentina?
–A principios de siglo, los precios subieron drásticamente. Las tierras en Argentina tenían el mismo valor que en Estados Unidos. Pero después de la crisis de 2008, los precios comenzaron a disminuir, y actualmente las tierras de Brasil son más caras que las nuestras. De todos modos, hay una ley absurda en Argentina que limita a los extranjeros a adquirir más de 1.000 hectáreas. Espero que los representantes modifiquen esta ley.

–¿Crees que la cadena de carne es un buen lugar para invertir?
–Por supuesto. Argentina hace una diferencia en esta área. Tenemos buenas condiciones climáticas, de hecho, no hay nieve en las Pampas, recursos humanos altamente calificados y una marca reconocida a escala mundial. La carne de res será una especialidad en el futuro y Argentina se encuentra en una posición privilegiada.

–Los Grobo controla químicos Agrofina. ¿Qué piensas del mercado de insumos argentino?
–Aquí hay un gran mercado, tal vez 2,8 mil millones de dólares y el mercado se está expandiendo. Desde Agrofina suministramos productos químicos genéricos pero no productos básicos, algo así como "especialidades genéricas". Pero lo más importante que tenemos es el acceso al agricultor, la capilaridad de nuestra red que nos permite brindarles servicios. Tenemos una estrategia efectiva para comercializar nuestros productos.

–Por último, ¿cuál es su mensaje a la red global de agronegocios?
–No hay muchos lugares en el mundo para atraer inversiones en la agricultura. Argentina es uno de ellos y nosotros (Los Grobo Group) tenemos una plataforma eficiente para generar rentabilidad para nuestros accionistas. Planeamos doblar el tamaño de la compañía en los próximos cuatro años, duplicando los ingresos brutos, el grano comercializado. Nos consideramos como un ecosistema alrededor del agricultor y esa es nuestra fortaleza.

--
Fuente:
Efarm News Argentina. Por: Javier Preciado Patiño.
Traducción automática del inglés.

Volver