MENU

Los Grobo en los Medios

10 Abril, 2018
Boom de la soja
Martín Roggero, el "rey de la soja" argentino Gustavo Grobocopatel y el negocio con el poroto. Un camino lleno de baches conduce a un mar de verde, en el corazón del "corazón de Argentina" en la provincia de Córdoba. El camino pasa por las pequeñas granjas con maquinaria agrícola y tractores, las vacas en pastoreo miran sospechosamente desde un costado; el aire seco sopla en tu cara. Hasta donde alcanza la vista, se elevan los tallos de dos metros de largo. En ella cuelgan hojas, pecíolos y vainas que encierran tres leguminosas. Freyre en el departamento de San Justo es un lugar discreto con solo 6.000 habitantes.

La imagen está dominada por casas familiares planas, los niños están en bicicleta en la calle. Pero el pueblo ubicado a 240 kilómetros al este de la capital provincial, Córdoba, es el más rico en recursos. Aquí es donde el oro de Argentina está creciendo, como en aproximadamente dos tercios de las tierras agrícolas en el país: la soja. Alrededor de 18 millones de hectáreas ahora se plantan en Gosoja en Argentina. Esto hace que el estado, después de Brasil y EE. UU., Sea el tercer mayor productor mundial de soja. Mientras que en 2010 se cosecharon 54 millones de toneladas, la cantidad aumentó a más de 60 millones de toneladas en 2015. Pero desde entonces, el valor ha fluctuado entre 53 y 58 millones por año, de los cuales la mayoría, junto con los subproductos, se destina a la exportación. En 2016, la harina de soja, la soja y el aceite de soja representaron el 31,3% de las exportaciones argentinas, a $ 17.34 mil millones. Con la harina de soya - esto se obtiene aplastando la soja - Argentina es incluso campeón mundial de exportación. Especialmente cerdos, pollos y vacas en la Unión Europea y China se alimentan con el subproducto que contiene proteínas en la industria de engorde. Durante años, China ha sido el mayor comprador de soja argentina.

Martín Roggero mira su tierra, agarra una semilla de soja y la abre. "Agronegocios no es lucrativo. Los márgenes de beneficio no cubren los riesgos asociados. En los últimos cinco años, ha habido cuatro grandes inundaciones en Freyre. Además, aquí la mitad de la superficie se alquila, el costo es demasiado alto ", dice el agricultor, que tiene más de 40 años. El quid de la cuestión: el alquiler debe pagarse en cualquier caso, incluso si se destruye más de la mitad de la cosecha. Esta regla se aplica tanto a los pequeños agricultores como a las grandes compañías agrícolas. Roggero es un "recién llegado" en el negocio de la soja. A pesar de que construyó hasta ahora junto con su hermano y hermana en 100 hectáreas de soja, maíz y trigo, la mayoría de la razón fue pensada con 300 hectáreas, pero como pasto para vacas lecheras. Por lo tanto, la familia ganó su dinero por más de 75 años. Ella produjo 80,000 litros de leche el último día por día, a un precio de $ 0.28 por litro, no es un mal negocio. Esto ahora se está reestructurando paso a paso, lo cual no fue una decisión fácil, dice Roggero. "Debido a las inundaciones, los camiones no podían conducir hacia los campos y transportar la leche. Durante tres meses, nos hemos concentrado en la soja ", dice el agrónomo, que también trabaja como consultor en Coop Agrícola Ganadera y de Consumo Freyre Limitada. La cooperativa está compuesta por 150 pequeños y medianos productores de la región. Los agricultores venden sus ganancias derivadas de granos directamente a la cooperación, que a su vez los entrega a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), que es financieramente más sólida. En los puertos del país, por ejemplo en la tercera ciudad argentina más grande de Rosario, se cargan y envían 3.000 toneladas de soja, principalmente a China.

El negocio de la soja no es tan lento y costoso como una raza de ganado. Significado: la siembra se realiza una vez al año, dos veces al año las plantas se rocían con pesticidas. La cosecha es de marzo a mayo. La maquinaria agrícola arrienda a Roggero de los empresarios locales. "En promedio, 2,8 toneladas por hectárea se cosechan en esta región cada año. Por tonelada, obtienes 300 US $. Ese es un buen precio, hace dos años era $ 150", dice Roggero. Pero casi la mitad, 1,3 toneladas por hectárea, entra en el contrato de arrendamiento. El precio del alquiler se calcula aquí en base a la cosecha de soja.

Entonces, Roggero no parece estar (todavía) satisfecho. Hace más de 20 años, los agricultores locales vieron las cosas de manera diferente: en ese momento, la soja en Argentina realmente se convirtió en un éxito de taquilla y los agricultores hicieron un buen dinero en ella. El grupo estadounidense de ingeniería genética Monsanto entró en escena y Argentina se inundó en muy poco tiempo con semillas genéticamente modificadas "Roundup Ready". La compañía fue fuertemente apoyada por el entonces gobierno neoliberal dirigido por Carlos Menem (que reinó entre 1989 y 1999). Esto no solo porque el grupo renunció a las "tarifas de reproducción" (los agricultores solo pagan la primera compra de soja Roundup); Por el contrario, también atrajo ricos ingresos del gobierno. El Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA) calculó que Argentina generó $ 65 mil millones entre 1996 y 2010 debido al frijol Roundup. El frijol es resistente al herbicida glifosato (herbicida de amplio espectro, nota), mientras que las plantas y los insectos a su alrededor mueren. El cultivo se volvió más barato, más eficiente, más rápido. Con el tiempo, sin embargo, los pastos se volvieron resistentes a los herbicidas, hubo que rociar más y aumentar los costos de producción. "Hoy, el 100 por ciento de la soja genéticamente modificada se cosecha en Argentina", dice Roggero. Esto llevó en algunos lugares a una protesta violenta. Médicos y residentes en Ituzaingó en la región de Buenos Aires informaron un aumento en el número de cánceres y malformaciones causadas por la mezcla química. Corporaciones como Monsanto se resisten a estas acusaciones. Un poco más tarde, estamos sentados en la casa de Roggero en una mesa de madera en una pequeña cocina con un sofá y una gran nevera. Él muestra un video de YouTube con enormes cantidades de agua en Freyre. Amargado, no actúa, pero él sonríe cuando le decimos acerca de la entrevista con el "rey de soja" argentino Gustavo Grobocopatel: "¿Usted habla con los mayores productores de soja en el país - y ahora estás sentado en mi casa".

La reacción de Roggero muestra que Grobocopatel ha moldeado la agricultura argentina hace más de 25 años como ningún otro. El avance de la cero labranza y la creciente digitalización de la industria son atribuibles a él. En el caso de Siembra directa (siembra directa), la siembra se realiza inmediatamente después de la cosecha, sin primero cultivar el suelo. El suelo se ahorra, los costos de combustible y administración se guardan. Al mismo tiempo, es más fácil secar las superficies. El 90 por ciento de los agricultores argentinos usan este método.

"No hay un boom de la soja. Es proteína. Mucha gente pobre, especialmente en China e India, come más de lo que hace 20 años", dice Grobocopatel al comienzo de la entrevista.

Estamos sentados en un pequeño café al este de Buenos Aires. Grobocopatel ya no es un productor puro. En 1984, el científico agrícola entrenado se unió a la compañía Los Grobo Agropecuaria, fundada por su padre Adolfo (hoy una división del Grupo Los Grobo, nota). Inicialmente, se suponía que Gustavo solo se ocuparía de los problemas técnicos, pero su padre reconoció rápidamente su sentido del negocio.

En 2001, el joven finalmente fue Presidente y CEO de Los Grobo. Desde entonces, el "rey de la soja" está construyendo la compañía en un ecosistema a gran escala. Cubre 80,000 hectáreas para ser cultivadas, extendiéndose desde Argentina hasta Uruguay y Paraguay, con actividades diversificadas: brindando servicios y tecnologías a los agricultores, almacenamiento de granos, soluciones logísticas, productos químicos y fertilizantes. Solo el 10 por ciento es la producción de soja, maíz y trigo, pero Los Grobo es un peso pesado: 400,000 toneladas en 2017, 40 por ciento de la soja. Roggero y similares arriendan a Los Grobo mayor parte de su superficie: "Hemos desarrollado el modelo de negocio de una manera grande, por lo que no tiene por qué tener la maquinaria de producción, mano de obra o capital para ser un agricultor. Por el contrario, puede arrendar terrenos, subcontratar el trabajo y capitalizar a los inversores.

Para Grobocopatel lo único que se necesita es de know-how y capacidad de gestión: "Estas propiedades manifiestan particularmente reconocimiento trabajo en red y capacidades para responder. Varios especialistas se combinan en un proyecto agrícola más grande, que es coordinado por Los Grobo y suficiente espacio para la innovación crea. Una de las razones del rápido crecimiento durante el último cuarto de siglo: en 1984, la compañía de su padre todavía tenía cinco empleados, un tractor y 3.500 hectáreas. Hoy, hay 700 empleados, 4,000 clientes y ventas anuales de alrededor de U$S 700 millones. Sin embargo, las voces críticas también son fuertes: no a todos los pequeños agricultores les gustan las grandes compañías como Los Grobo, Cargill o Bunge para controlar más y más tierra.

"Estamos creciendo rápido. Pero debes poner eso en el contexto correcto. El gobierno de Kirchner estaba en contra de nuestro negocio. Mi sueño era crear una gran empresa multinacional. Pero no pude lograr esto ", dice Grobocopatel.

Durante el mandato de Néstor Kirchner (2003-2008) y su esposa Cristina Fernández de Kirchner (2008-2015), el sector agrícola se sometió a condiciones estrictas. Debido a su lema de mantener alimentos para su propia gente en el país, sellaron a Argentina del mercado mundial. Se impusieron impuestos a la exportación y restricciones a la exportación de cereales, maíz o carne. En 2006 y 2009, las exportaciones de carne se suspendieron por completo durante varios meses, y cada vez más ganaderos se convirtieron en productores de soja (ver página 64). Especialmente la soja fue vista como una salida a las secuelas de la bancarrota estatal en 2001. Para la soja se cobraron las llamadas "retenciones" (impuestos a la exportación) del 35 por ciento. Esto también afectó a Los Grobo, ya que la empresa exporta el 95 por ciento de su producción de soja, un tercio a la UE, China y el resto del mundo.

"La política proteccionista ha provocado grandes enfrentamientos entre los agricultores y el gobierno", recuerda Roggero. Los impuestos a la soja bajo el nuevo gobierno de Mauricio Macris (desde 2015) aún se encuentran en 30 por ciento, especialmente para detener el rápido crecimiento de la superficie cultivada con soja. Para 2019, sin embargo, deberían reducirse al 18 por ciento. Mientras tanto, la industria de la soja se está reduciendo; es menos producido hoy que 2015.

Sin embargo, Macri quiere ayudar a la agricultura a la vieja fuerza. Según las estimaciones del Ministerio de Agricultura, la producción podría aumentar en un 50 por ciento en los próximos cinco años. Eso, a su vez, pondría a Los Grobo en el mapa, con un aumento en el trigo y el maíz: "Lucharé hasta el final para convencer a la gente de que nuestro modelo de negocios inclusivos es la mejor manera de luchar contra la pobreza", explica Grobocopatel. Y Roggero? Para la primera temporada de cosecha está contento con un punto de equilibrio, pero a largo plazo quiere dedicarse a la cría de ganado: "Eso es más estable". Porque en tiempos de crisis también puedes vender el ganado ".

--
Este artículo fue publicado en la edición de marzo de 2018 "Alimentos" de
Forbes.
(Traducción automática del alemán)

Volver