MENU

Los Grobo en los Medios

03 Agosto, 2018
La agroindustria, mucho más que commodities
Para quienes no se quedan sólo con los temas de la coyuntura; representa un muy buen desahogo ver algunas de las exposiciones presentadas en el ámbito de la semana de la ingeniería que todos los años organiza el centro argentino de ingenieros. Es una forma de ver que hay gente trabajando para el presente y el futuro con proyectos que en muchos casos no son visibles, pero que están en la mejora del día a día y con interesantes proyecciones.

En esta ocasión bajo el lema “Sumar capacidades para un mundo sustentable” con dos jornadas técnicas, el salón Constantini del CAI fue la sede en la que diversos profesionales pusieron en la mesa los aportes que se hacen y las tendencias vinculadas a la nueva agroindustria para salir de su vinculación exclusiva a la salida de “commodities”. Encabezaron el encuentro el titular del CAI, Horacio Cristiani y quien fue presidente del encuentro, Gustavo Grobocopatel, titular del Grupo Los Grobo.

La primera jornada estuvo centrada en los desafíos para la agroindustria en el nuevo milenio y mostró, como dijimos, que el “campo” no es sólo commodities y traders. Allí en uno de los paneles disertaron sobre los nuevos desarrollos; los ingenieros agrónomos Jorge Adámoli (Ecólogo), Fernando Vilella (Profesor de la Cátedra de Agronegocios de Facultad de Agronomía UBA) y Claudio Dunan del Grupo Bioceres; los ingenieros Guillermo Salvatierra (CEO & CTO de Frontec S.A.) y Alejandro Repetto (CEO de NETI, especialista en innovación). Mientras que en un segundo panel sobre Infraestructura para el agro, expusieron los ingenieros Rodolfo Aradas (especialista en planificación y proyecto de obras de infraestructura hídrica), José Barbero (Decano del Instituto del Transporte de la Universidad Nacional de San Martín) y Maximiliano Morrone (Director Nacional de Promoción de Energías Renovables del Ministerio de Energía y Mineria).

A la hora de las reflexiones sobre la agroindustria y las oportunidades para la Argentina, Cristiani y Grobocopatel estuvieron acompañados por el Ing. Agr. Cristian Feldkamp (director ejecutivo de CREA), – los tres en la foto – quien disertó sobre el futuro alimentario sostenible, de lo más destacable del encuentro.

En ese sentido, sostuvo que una mejora en la productividad, cubriría la brecha de enorme diferencia por ejemplo, entre la producción actual de granos y carnes y el potencial mínimo de crecimiento: más de 40% en maíz y trigo 30% en soja y más de 60% en carnes. Advirtió que es a través de la tecnología como se puede pasar del concepto agropecuario a industrial, “se trata de mucho más que cambiar el nombre de un Ministerio vinculado a lo agropecuario. Tenemos nuevos productos, no sólo de alimentos sino de energía; se trata de biofábricas más que de producción primaría”, dijo. En ese sentido entiende que es importante resolver varios desafíos que tienen que ver por ejemplo, con las negociaciones con otros países para poder vender esos productos y seguir avanzando en el desarrollo de nuevos procesos para agregar valor. Además entiende que es importante refundar la relación de la sociedad en general con la agroindustria. El sector se ve atacado en esa relación de lo urbano con lo rural. Hoy en día no más de 2% de la población trabaja en el campo – en Brasil 15% se mueve alrededor de la producción agropecuaria – lo que marca una distancia que genera desconocimiento, temor y reclamos sin sentido que no están basados en lo científico.

“Hay un desafío para que la actividad sea vista como la gran oportunidad de generar riqueza, bienestar y mejora del medio ambiente y mostrar su evolución”, explica. Un problema crítico, señaló, es la erosión de talentos, “pensamos en una agroindustria 4.0 y para eso se necesita gente entrenada, algo difícil de conseguir, especialmente si una escuela está a 100 kms. y la infraestructura no ayuda y así es difícil atraer ese talento”, dice. No obstante entiende que las nuevas generaciones piensan de otra manera, son muy concientes de la cuestión ambiental y son más abiertas a la colaboración. Mencionó por otro lado, la participación Argentina en el G20 que este año preside con reuniones de primer nivel donde el país es sede y donde el Gobierno propuso tres temas: el futuro del trabajo, la infraestructura y el futuro alimentario sostenible. Allí, el país es parte de un grupo de trabajo donde se han acordado grandes líneas, como las barreras al comercio. “Hay pocos países que pueden producir 10 veces más de alimentos respecto a lo que consume, pero necesitamos que los flujos sean dinámicos. No solo hay 700 millones de personas desnutridas sino también de malnutridas: 800 millones de obsesos, hay un compromiso muy fuerte de trabajar en producir alimentos saludables. Por otro lado estamos trabajando mucho en resolver cuestiones ambientales. Allí en la adopción de tecnología hay mucho por innovar. No hay que olvidar que 1-3 del alimento del mundo se desperdicia y esto genera un estrés en el ambiente que se debe minimizar e ir a un camino hacia la economía circular para evitar ese desperdicio”, explicó Feldkamp.

Por su parte Grobocopatel habló del papel de los ingenieros: “los que van a estar en el campo no sólo van a ser ingenieros agrónomos sino que otras ramas estarán cosechando otras cosas, como el viento. Vivimos en un mundo que diseñan los ingenieros, es una civilización de ingenieros. Esto nos trae una responsabilidad enorme, en un país donde hay muchas ganas de hacer cosas que no se pueden. Los ingenieros, además de construir rutas, vamos a tener que construir esperanza. También debemos ser más porosos, es necesario inspirarnos para inspirar. Se necesitan profesionales que integren sus conocimientos con otros conocimientos”, dijo.

--
Nota publicada en Nº 304, Julio 2018 de Revista Megatrade.

Descargar nota completa

Volver