MENU

Los Grobo en los Medios

29 Abril, 2020
Tiempo de conjugar en plural
Por Gustavo Grobocopatel. El sistema capitalista necesitaba correcciones y rectificaciones. Es de esperar que los tiempos que vienen incentiven al progreso con equidad.

Prefiero la esperanza, no lo digo por negador o idealista vacío, lo siento así porque creo que estimula lo mejor de nosotros. Desbordado de información, y diferentes puntos de vista sobre como va a ser el día después, prefiero el análisis amplio, flexible, ambiguo y con múltiples miradas. El análisis que piensa una dinámica con tensiones, mas apto para comprender la complejidad y las posibles vías de salida en una sociedad red.

¿El proceso de globalización se profundizará o habrá un retroceso?, se sostendrá la tensión entre lo global y lo local, y entre la diversificación y especialización?; el capitalismo se regenerara con mas fuerza como ya ocurrió en otras oportunidades o habrá transformaciones que lo marcaran para siempre?; la cultura, las creencias y valores de la sociedades moldearan diferentes clases de capitalismo?; viviremos en democracias diferentes con nuevas jerarquías? ¿Como se estructurarán los nuevos equilibrio de poderes y mecanismos de control de la sociedad y hasta donde las redes serán soberanas?; la clase política tendrá una nueva oportunidad frente a una sociedad mas esquiva y exigente?; el rol de estado se resignificará con burocracias mas profesionales?; la tecnología impactará mas profundamente y con mayor velocidad sobre nuestra forma de vivir y hacer las cosas, sobre nuestra cultura?.

La gestión de las tensiones consiste en sostenerlas vivas, de ellas vendrán soluciones creativas, innovadoras, que permitan proyectar y construir el futuro sin estar anclados al pasado. Luego de ver, en las ultimas décadas, la evolución de varios casos como los de China, Corea o Finlandia tiendo a pensar que se puede llegar mas rápido de lo que pensamos a resolver los problemas que hoy nos atormentan. Habrá que aprender y adaptar: se podría armar un “Dengismo criollo”?, una organización social escandinava a la forma latina?, un estado escandinavo?. Exploremos sin prejuicios que podemos aprender de los que tuvieron buenos resultados.

Es probable que las megatendencias observadas los últimos años no cambien, mas aun, quizá sea el tiempo de una aceleración de las mismas con mayor conciencia o una conciencia diferente. Probablemente se busque con mayor compromiso el propósito, se modifiquen algunos procesos, su dinámica, su ponderación y la ocurrencia sea en diferentes segmentos y geografías.

Viviremos los desafíos que en la prepandemia estaban expuestos sobre “la casa común”: el medio ambiente, la integración desde la diversidad de los pueblos originarios, el calentamiento global, el agua; con la convergencia tecnológica que transforma nuestra forma de vivir, de relacionarnos con otros, de trabajar, de organizarnos.
Sin embargo, creo que éxito de este proceso, estará muy vinculado con la capacidad de la sociedad de poner foco en como mejoramos nuestros sistemas y estructuras de organización para que estén basadas mas en el hombre y su propósito, que no expulse y que integre.

El sistema capitalista necesitaba correcciones y rectificaciones. Es de esperar que los tiempos que vienen incentiven al progreso con equidad y contemple el interés de cada uno y todos, donde vivamos en armonía con la naturaleza y ponga al capital y al trabajo al servicio del progreso colectivo.

A Marina Silva le gustaba jugar con la idea de la creación del “Sustentabilismo”. Muchas veces las palabras ayudan a describir y orientar las transformaciones.

El colapso económico afectara seguramente a Todos, mas aun a los mas pobres de las regiones mas pobres.

Sin embargo, tengo la sensación de que el progreso seguirá su propia dinámica, en los segmentos y regiones que se adapten mas rápidamente al mundo por venir. Es un momento de tensión, entre la resolución inmediata de los problemas que angustian, y la reflexión sobre lo aprendido y como reconstruirnos. Ambas agendas se solapan y sostienen una tensión creativa. En nuestra capacidad colectiva de vivir esa tensión radicara la posibilidad de hacer realidad nuestro propósito.

Es muy probable que el progreso este vinculado a la tendencia a desarrollar un mundo mas global e interdependiente, ahora con la necesidad urgente de crear vínculos e instituciones nacionales y supranacionales mas involucradas con el desarrollo humano.

Este mundo requerirá de la creación de bienes públicos de alta calidad, como la medicina personalizada, sistemas de información que permitan tomar medidas mas rápidas y certeras y avanzar con ese ideal de como superar la muerte.

Ya es notable que necesitamos una nueva forma de educar y aprender, de no solo transferir conocimientos sino en desarrollar competencias, una escuela que sale de los limites de sus muros y nos hace alumnos para toda la vida, y docentes que aprenden enseñando o acompañando el proceso de la “iluminación” que da el saber.

La post pandemia también acelerara las tendencias a vínculos virtuales, servicios compartidos, facilitación de acceso, robotización, ya no solo desde la lógica exclusiva de la competitividad sino también de la integración.

En este contexto la sociedad necesitara mas y mejores empresarios, los lideres de las organizaciones porosas, los que hacen políticas publicas desde el sector privado, los que irradian entusiasmo y espíritu emprendedor, los que están dispuestos a luchar por sus ideales, con generosidad, sin restricciones y el mayor compromiso, los que están dispuestos a empatizar con la sociedad mas allá de su grupo de interés.

El progreso, pensado desde el lugar y cosmovisión de cada uno, requiere luchar contra el virus y también luchar contra los demonios internos. El desafío no es solo personal, lo es sobre todo colectivo. Escucharnos, encontrarnos, no tiene como propósito principal superar la grieta o convivir, es construir un futuro juntos, una gesta común, sublimada cuando logremos un renovado y esperanzado “Nosotros”.

Publicado en: www.clarin.com

Volver