MENU

NOTIGROBO – Edición Mayo / Junio 2019

25 Junio, 2019
El trigo calienta motores
Mientras empiezan a llegar los números de la cosecha de gruesa más grande de la historia de nuestro país (se estiman casi 50 millones de toneladas de maíz y más de 54 millones de toneladas de soja) el trigo y los cultivos de invierno lentamente empiezan a brotar.

Por Ing. Agr. Guillermo Alonso (Asesor Técnico de Venta y Postventa Semillas, Los Grobo Agropecuaria). EXCLUSIVO PARA NOTIGROBO

Los productores hacen números entre lo que les va a dejar esta cosecha con rindes por encima de los promedios históricos en la mayoría de las zonas productoras y los precios que no seducen para vender.

La pesada herencia de un verano extremadamente seco como el que pasó, sumado a precios internacionales planchados y a la altísima carga impositiva que pesa sobre la producción agrícola, hacen que cuando el productor cobra por ventanilla siempre quede menos que lo planeado. Significa en todos los casos volver a vender para ajustar la caja y terminar de pagar los insumos financiados.

Los que recorremos las rutas del país, avizoramos desde temprano la posibilidad de una gran cosecha; exceptuando algunos ambientes donde los excesos hídricos vienen golpeando desde hace tiempo y algunas zonas del Centro y Sur de Buenos Aires  con problemas de heladas tempranas; para el resto fue un verano con lluvias importantes y bastante bien distribuidas, y con una temperatura media sobre todo para Febrero y Marzo menor a la de otros años; en síntesis un verano que no castigo como lo venía haciendo y con lluvias oportunas,  temperaturas no tan extremas y la amplitud térmica terminaron de ayudar en el armado del rinde.

Además, la napa sigue siendo protagonista para muchos ambientes (oeste de Buenos Aires, este de Córdoba, sur de Santa Fe) en donde cuando las lluvias faltan un poquito y los calores se hacen intensos, dice presente.

Ahora la discusión pasa por el área de trigo para esta próxima campaña. Ayuda, y mucho, que el productor tenga memoria de corto plazo y al venir de un campañón como el del año pasado, posiblemente muchos se arriesguen a repetir la jugada ganadora. Los precios del disponible no son tan malos y en la comparación de márgenes contra otros cultivos ayudan bastante.

A 165 dólares la mayoría de las regiones con los rindes promedios de los últimos 5 años dan números positivos o, en pocos casos, empate; pero queda la soja de segunda que viene marcando, también, una tendencia interesante al aumentar los techos de rinde.

Por suerte la genética no se detiene y la mayoría de los semilleros van con propuestas nuevas e interesantes. El tándem Algarrobo + Ceibo sigue siendo una fija en los ambientes del oeste y la zona núcleo. Pero el Basilio de Bioceres apareció con todo para dar pelea en las siembras de fines de mayo, principios de junio. Con el potencial de rinde como objetivo principal entre los ciclos intermedios, aparecen también con muy buenos datos DM Ñandubay, Baguette 620, K. Minerva y Sy 120. En el Sudeste Costero siguen apostando como muy temprano a los materiales de ciclo largo con vernalización, quedan pocos, pero entre el B 802, Timbo, LG Aviso y Lapacho, ofrecen interesantes alternativas. Para los que buscan calidad siempre el Meteoro es una fija en el Sudeste; pero Buck Bellaco y ACA 356 son otra posibilidad. El Klein Rayo sigue siendo elegido entre los cortos de grupo 1, pero DM Audaz y B 450, van intentar pelear en ese mercado. EL Klein Titanio Cl de Grupo 1, para los que salen de girasoles tratados con imidazolinonas es otra alternativa buscada.

Como se puede ver sigue prevaleciendo la sangre francesa, mucho más domesticada ahora y con materiales que dan altísimos picos de rendimiento y que pueden a su vez sostener la calidad. Sin dudas se viene trabajando bien desde los semilleros con cruzas muy equilibradas y con materiales con amplia adaptación ambiental.

Las enfermedades no molestaron mucho la campaña pasada, a algunos focos complicados de mancha amarilla se le sumó presencia de bacteriosis (sobre todo en lotes con excesos de agua) y el fusarium que irrumpió en no pocos potreros del centro sur de Buenos Aires; por el contrario, la roya amarilla no estuvo tan activa y la negra casi no se vio.

La fina va por una nueva campaña, buscará superar un área de siembra que viene creciendo. Ya se ven cotizaciones de semilla certificada en el norte del país, preludio de que la campaña va a ser importante. Con una cebada que también va arrimar muchas hectáreas (el año pasado orillo el millón de hectáreas) sobre todo en el sur de Buenos Aires.

Mientras tanto, marcha lindo la siembra de fina, ya hay brotes a la vista en algunas zonas. Capaz que se repite otro récord. Ojalá así sea.

Volver